Historia de la calculadora de embarazo

Desde los primeros tiempos de la humanidad el tema del embarazo ha preocupado a los padres. Desde el Siglo XIX en adelante la medicina moderna ha venido trabajando en la precisión a la hora de calcular los días de embarazo.

En la antigüedad el método predilecto para calcular el embarazo de las mujeres venía ligado a la medición por signos de la naturaleza. La luna llena ha sido el elemento más importante para calcular el nacimiento de los bebés. Después de 9 lunas llenas los bebés nacían.

Esto se corresponde con los meses en los cuales el niño se encuentra dentro de la panza de la madre. Si bien, este era un método poco preciso, servía para calcular un embarazo saludable.

Los nuevos y modernos métodos de cálculo en el embarazo

A partir de la medicina moderna, los doctores han venido trabajando en la precisión de los días de embarazo. Aunque había pocos métodos precisos para corroborar ciertas cuestiones que vienen ligadas al nacimiento de los bebés.

Desde el Siglo XX hasta nuestros días, los médicos y las madres han utilizado diferentes formas para poder saber qué es lo que va pasando en los 9 meses que dura el embarazo. De esta manera, podemos calcular el embarazo y otras cuestiones que son de sumo interés para las madres.

Herramientas de cálculo del embarazo

Lo primero que se inventó fueron los tests de embarazo para saber cuando una mujer se encontraba embarazada y poder hacer algo al respecto. Junto con estos tests de embarazo empezaron a aparecer las calculadoras de embarazo.

Estos se han ido perfeccionando hasta llegar hasta nuestros días. Actualmente gracias a este accesorio podemos precisar el día de parto, calcular el peso del bebé y prevenir algunas cuestiones en relación a los embarazos.

Creemos que en los próximos años, estos elementos se irán perfeccionando hasta tener aún más precisión de las que tienen hoy en día. Poco a poco los profesionales irán trabajando para tener un amplio panorama de lo que pasa dentro de la panza.