La historia de las placas de la planchas de pelo

Las planchas de pelo son artefactos que sirven para que las mujeres se alisen el pelo. Estos artefactos tienen una gran historia que nadie nunca ha contado.

Estos artefactos funcionan por placas  por donde va el calor que hará que se nos alise el pelo. Detrás de estas placas hay una historia que merece ser contada. 

La historia de las planchas para el pelo

Pasaron muchos años, hasta que alguien decidió que plancharse el pelo debía ser algo de uso corriente. A partir del Siglo XIX con los grandes Salones que tuvieron lugar en París, las mujeres empezaron a tener el deseo de tener el pelo planchado.

La estética capilar surge muchísimo antes de este período. En el antiguo Egipto, se conoce por las pinturas mortuorias y por los papiros, que las mujeres utilizaban diferentes cremas para tener el pelo alisado y que brillara.

Por muchos años a partir del la Edad Media, las mujeres empezaron a utilizar peinados de todo tipo. Como podemos ver en cuadros de diferentes museos de nuestro país, las familias nobles y reales utilizaban peinados de todo tipo.

A través de los años, podemos ver como las mujeres siempre se preocuparon por lucir a la moda con los peinados de diferentes épocas. De esta manera, llegamos hasta el SXIX donde las mujeres se empezaron a preocupar realmente por el alisado.

La electricidad y la nueva era de las planchas de pelo

Con el invento de la electricidad, los productos electrónicos se empezaron a mejorar. Anteriormente, era necesario calentar metales al fuego y apoyarlos sobre las melenas para plancharlos. Esto generaba que los pelos se dañen.

Gracias a la electricidad y las innovaciones del Siglo XX, surgió la plancha de pelo que conocemos hoy en día. La misma plancha de manera inmediata el cabello y protege a la melena del daño que pueda causar el calor.

Sin duda, la historia de la plancha de pelo es muy interesante. Por eso es que nos queríamos dejar de contarla. Una de las marcas que recomendamos de alta calidad son las planchas de pelo Phillips.